Puedes tener una mala calificación crediticia y ni siquiera saberlo

6 pasos para impugnar errores en los informes crediticios y ganar

Cuando hablamos de la reparación del crédito, la mayoría de nosotros creemos que la reparación de nuestra calificación crediticia está directamente relacionada con nuestra mala gestión de las finanzas, ¡y en la mayoría de los casos es cierto!

Sin embargo, muchos de nosotros no nos damos cuenta de que miles de hombres y mujeres descubren cada año que tienen un mal crédito debido al fraude crediticio, y si no estás 100% seguro de cómo ocurre esto, se trata de un método de organizaciones criminales que roban tu identidad y la utilizan para actividades financieras delictivas. Los delincuentes lo hacen obteniendo tu información crediticia, lo que puede ser tan sencillo como hacerse con los números de tu tarjeta de crédito o débito y tus códigos de acceso de seguridad.

Ahora te estarás preguntando cómo lo hacen, y algunos métodos habituales son tan sencillos como conseguir un duplicado de las copias de tu tarjeta de crédito en el cubo de la basura de tu casa o de tu empresa, u otro método que está arrasando en Internet, llamado Phishing.

En este caso, te envían un correo electrónico para que visites su página web, que tiene el mismo aspecto que la de tu entidad financiera o la de tu socio. Te piden que introduzcas tus datos personales para actualizar tus cuentas de crédito, y cuando intentas entrar en el sitio introduciendo tu información personal, el sitio aparecerá con mensajes de error, ¡pero en el fondo han capturado toda la información personal tuya para empezar a hacer algún daño financiero!

Sí, en ocasiones se producen errores con las cuentas, pero si aún no lo sabes, no hay absolutamente ninguna empresa que yo conozca que se ponga en contacto contigo a través de tu dirección de correo electrónico para corregir la información personal.

LEER:  Diez Mitos Más Grandes Sobre Su Crédito

Habla con cualquier institución bancaria o negocio online de confianza que tenga tus datos personales, y te dirán que nunca se ponen en contacto con los clientes para actualizar sus datos personales a través de Internet. Lo que hacen en este caso es ponerse en contacto contigo con una carta escrita, y hacer que te pongas en contacto con ellos directamente para verificar la información personal antes de hacer cualquier actualización o cambio.

¿Por qué hay tanta gente que intenta reparar los informes de puntuación negativos cuando no debería hacerlo?

Muchas personas a las que nunca les han robado la identidad probablemente se rascan la cabeza y se preguntan cómo puede ocurrir esto, y ocurre más a menudo de lo que crees. Lo que ocurre es que muchas personas no controlan todas sus tarjetas de crédito, y no comprueban los saldos de sus extractos en busca de errores con la frecuencia que deberían.

También puedes creerlo o no, pero cuando te mudas, ¿cuántas veces has olvidado remitir tus nuevas direcciones postales a las compañías de tarjetas de crédito? Aunque te pongas en contacto con las entidades de crédito y bancarias después de mudarte a tu nueva casa, es posible que los extractos de tus tarjetas o las nuevas tarjetas de crédito ya se hayan enviado sin que lo sepas, y no te des cuenta a tiempo.

Lo veo todo el tiempo, ¡y en mi casa todavía recibo correo antiguo de los anteriores propietarios! Sacudo la cabeza, porque esto es lo que las organizaciones criminales persiguen cada día, y has oído bien, ¡CADA DÍA! Este es su medio de vida, y buscan este tipo de correo mal gestionado todos los días, igual que cuando vas a tu oficina y compruebas tus correos electrónicos del trabajo.

Una vez que se encuentran con un sobre que está en el mostrador de tu piso o apartamento, así como en el buzón de tu casa con la dirección «Devolver al remitente», o «El destinatario se ha mudado», los ladrones apuntan a este tipo de correo rápidamente, y saben cómo son los sobres de las tarjetas de crédito y débito.

Antes de que te des cuenta, tienen toda tu información, y han ganado la mitad de la batalla robando tu identidad personal, y finalmente destruyendo tu calificación crediticia. Aunque muchas compañías de crédito, bancos y tiendas tienen procedimientos de seguridad, no siempre están preparados para actividades delictivas como el phishing, y se está convirtiendo en una verdadera preocupación, porque este método puede engañar incluso a las personas más inteligentes.

LEER:  Construir y mantener un historial crediticio saludable

¿Qué ocurre cuando me roban la identidad y abusan de mi crédito?

Cuando los ladrones hayan tomado tu identidad y la hayan utilizado para actividades delictivas, todo dependerá de cómo supervises tus gastos crediticios, y también de la frecuencia con la que compruebes tus «Informes de la Oficina» de empresas como Equifax. Si no se detecta a tiempo, se puede abusar de tu crédito, y es posible que te cancelen cuentas sin que sepas que está ocurriendo hasta que sea demasiado tarde.

Si no compruebas periódicamente tus informes de crédito, puedes encontrar una sorpresa

Una de las principales razones por las que muchas personas se sorprenden de su mala calificación crediticia cuando saben que no han hecho nada malo, es cuando no compruebas periódicamente tus informes de actividad crediticia con las agencias de crédito, por eso no se detectan a tiempo las situaciones financieras graves.

Eres responsable de comprobar a menudo con estas agencias, porque si hay algún problema de crédito reportado, es ahí donde lo encontrarás. Si detectas alguna actividad fraudulenta, debes informarla inmediatamente. Cuanto más rápido detectes los problemas, más posibilidades tendrás de solucionarlos, en lugar de reparar tu crédito con los acreedores más adelante.

Al menos cada 6 ó 12 meses debes solicitar por carta un informe completo para poder revisarlo a fondo, y no sólo detectar las discrepancias por fraude, sino también los errores que puedan haber emitido los acreedores anteriores. Si crees que no tienes tiempo para supervisar tus informes, hay muchos servicios de supervisión del crédito de buena reputación que lo harán por ti por una cuota mensual o anual.

¿Cuáles son los principales pasos para evitar que me convierta en víctima de un fraude de identidad?

Hay muchas medidas que puedes tomar para evitar ser víctima de un fraude de identidad, y la posibilidad de que tu calificación crediticia se vea dañada. A continuación enumeraré algunas de las más importantes, pero hay muchas más medidas que deberías investigar poniéndote en contacto con las oficinas de crédito locales y las agencias gubernamentales de protección contra el fraude.

  • Asegúrate de destruir todas las copias al carbón de las transacciones con tarjetas de crédito y débito.
  • No respondas a ningún correo electrónico sospechoso que diga ser de tu entidad bancaria o de las compañías de tarjetas de crédito. Aunque creas que es un correo legítimo, ponte en contacto con la empresa por teléfono, y asegúrate de que siguen todas las medidas de seguridad, y luego averigua si hubo alguna actualización o corrección de la información personal.
  • Si piensas mudarte, asegúrate de que te pones en contacto con todas las entidades bancarias y de tarjetas de crédito/débito en las que tengas una cuenta y cambia tu dirección. También es recomendable que te pongas en contacto con el servicio de correo para que desvíen toda tu correspondencia durante el tiempo que ellos permitan, de modo que tengas tiempo suficiente para ponerte en contacto con todas las personas de tu lista.
  • Cuando llames por teléfono para cambiar de dirección, si alguna institución afirma que ya ha enviado un extracto de la tarjeta, o una nueva tarjeta, puede que te convenga que cancelen esa tarjeta, y vuelvan a emitir una nueva con un número de tarjeta diferente. Esta es tu opción si crees que tu información y tu crédito están en peligro.
  • El último punto que me gustaría expresar es que siempre debes estar al tanto de tus transacciones mensuales, y tener un inventario completo de todas tus tarjetas sobre cuándo caducan. Si tienes varias tarjetas de crédito que no utilizas, pero que conservas por determinados motivos, asegúrate de que compruebas de vez en cuando con las empresas si ha habido alguna actividad sin tu autorización.
LEER:  Consultas a su informe de credito

El resultado final es que eres responsable de todas las transacciones de cada tarjeta emitida a tu nombre, y si por casualidad eres víctima de un robo de crédito o de una suplantación de identidad, el resultado final es que tendrás que demostrar a cada empresa con la que tengas una deuda pendiente que no fuiste tú quien realizó esas transacciones.

Puede que con el tiempo consigas eliminar las cuentas problemáticas, pero podría llevarte años de tu valioso tiempo y frustrante esfuerzo. Así que ten cuidado, y recuerda que el mantenimiento preventivo de tu calificación crediticia es mucho menos estresante y requiere menos tiempo que el control de daños a posteriori.